SECCIONES DEEntretenimiento

Cinco secretos que los multimillonarios heredan a sus hijos

Azteca América Azteca América

06 de junio de 2018, 21:01 hrs

 

¿Cuál o cuáles son los consejos necesarios para perpetuar una fortuna familiar de generación en generación? Las respuestas inmediatas podrían ser “no dejar de ser millonarios”, “heredar la riqueza”, o bien, “nunca permitirse la pobreza”. Sin embargo, esto aplica sólo para los nacidos en “cuna de oro”. ¿Qué pasa entonces con los millonarios que han amasado fortuna sin haber recibido una herencia o sin apoyo alguno?

Según reporta Infobae, Steve Siebold, ex tenista profesional, ha logrado esquematizar cinco hábitos que permitieron a hombres y mujeres de origen humilde convertirse en multimillonarios. Estos secretos son plasmados por Siebold en el libro ‘Secrets Self-Made Millionaires Teach Their Kids’, donde el ex deportista muestra los resultados de una investigación que lo llevó a entrevistar a más de 1,200 millonarios. El objetivo del texto es que los padres acaudalados puedan hablar con sus hijos para que se conviertan en gente responsable y no sólo mantengan la fortuna de sus padres, sino incluso puedan ampliarla.

Siebold afirma que en primer lugar, se recomienda a los jóvenes realizar un ejercicio imaginativo donde plasmen sus planes a futuro. Para ello, recomienda que los niños escriban una carta a un amigo imaginario, donde pretendan ser adultos con objetivos alcanzados, los cuales tienen que describir. Esto estimulará la forma en que pueden llegar a sus metas futuras. 

En segundo lugar, aconseja la práctica de deportes asociados a gente millonaria, como el golf y el tenis. Siebold asevera que estas disciplinas pueden servir como empujón para que los jóvenes se familiaricen con el mercado laboral, al tiempo que sean capaces de crear redes de empleo y amistosas. 

Como tercer consejo, Steve recomienda no olvidar reír y pasar momentos divertidos con los hijos, un hábito que muchos padres exitosos inculcan en sus hijos, no sólo para afianzar su seguridad, sino para motivar la creatividad. 

El autor recomienda como cuarto secreto, inculcarle a los jóvenes el hecho de conectar y estar en contacto con distintas realidades a la suya, con tal de ampliar su versatilidad, mientras se vuelven sensibles a escenarios más amplios, lo cual no sólo los hará empáticos, sino les permitirá adelantarse a cualquier conflicto en cualquier escenario. 

Finalmente, Siebold dice que los padres deben advertir a su descendencia acerca de la falsa creencia de que los resultados del trabajo aparecerán de forma instantánea, cuando la realidad demuestra que toda fortuna se consigue de manera gradual. 

Como dato extra, Steve indica que los siguientes valores son muy importantes en la educación de aquellos niños que potencialmente pueden acrecentar una fortuna: el trato educado y cordial con cualquier persona, un espíritu curioso y la habilidad de expresarse bien en público.