SECCIONES DEEntretenimiento

Los tamales de chilaquiles sí existen y no son chilangos

VICE VICE

31 de enero de 2019, 17:27 hrs

 El tamal de chilaquiles pica intenso, tanto, que después de comerlo se respira mejor. Tras el primer bocado ya se pueden ver las capas alternadas de la masa y el naranja intenso de la tortilla con jitomate y chile jalapeño rojo. La hagúakata, que es su nombre purépecha, es esbelta, nada que ver con la gordura de otros tamales, ni mucho menos con su prima, la torta de chilaquiles.

Tangancícuaro, Michoacán, es la cuna de esta preparación. La versión original se rellena con frijoles. Fue a Elia Gudiño Magaña, quien un día de 1990 se le ocurrió echar mano de unos chilaquiles rojos que sobraron del desayuno. La primera en probarlos fue la señora Lucita Cholico, una de las mujeres más conocidas del pueblo, quien se los llevó a probar al señor cura. Se corrió la voz y el éxito llegó al puesto de Gudiño, ubicado afuera del mercado municipal.

SIGUE LEYENDO AQUÍ >>

VICE
VICE

Imagen vía VICE