SECCIONES DENoticias

California enfrenta el invierno más seco en años

Azteca América Azteca América

14 de febrero de 2018, 01:55 hrs

Imagen, Reuters

Los incendios de California ocurridos en diciembre podrían regresar gracias al clima seco que amenaza a la región. Una nueva sequía, más terrible que nunca, está a la vista. Imagen: Reuters. 

Hace unos años, California enfrentó una terrible sequía, la cual dejó consecuencias devastadoras no sólo en su economía y dinámica diaria, sino que modificó partes de su ecosistema. Afortunadamente, una vez pasada la crisis, se experimentaron varias lluvias que ayudaron a paliar los estragos del calor. Sin embargo, en diciembre del año pasado, una sombra amenazante en forma de incendios forestales se posó sobre el estado: de nueva cuenta, el clima seco amenazaba con posarse... y parece haberlo hecho. 

La Sierra Nevada de California acumula menos nieve que en días llamados "secos extremos". Ciudades como San Francisco, San José y Santa Rosa registran las temperaturas más elevadas para un inicio de año. El sur del estado permanece con climas extremadamente calurosos. Febrero, mes conocido por traer lluvias, esta vez ha decidido no albergar nubarrones, sino vientos secos y clima soporífero. El pronóstico a mediano plazo es poco alentador: con estas condiciones, una nueva sequía amenaza California

"La tormenta de Montecito, ocurrida a mediados de febrero de 2017, es la única grande que hemos tenido en el último año", comenta el climatólogo Bill Patzert en entrevista para el Los Ángeles Times. Y continúa: "la situación nos hace prender las alarmas, pues no ha vuelto a llover de manera abundante desde entonces". 

Según expertos, de continuar esta situación, para la segunda semana de febrero, a menos de 10 días que termine el segundo mes de 2018, California podría tener sólo un día significativo de actividad pluvial. Números del Centro de Predicciones Climáticas del Servicio Meteorológico Nacional así lo confirman: la posibilidad de que febrero tenga precipitaciones inferiores a la media de otros años es altísima. 

¿Qué está causando todo esto? Además de la reciente formación de una nueva versión del fenómeno de La Niña, una masa de alta presión ha encapsulado el calor en la región. Esto ha provocado que zonas conocidas por sus bajas temperaturas en esta época del año hayan alcanzado cifras por encima de los 20 grados centígrados, asunto no sólo inusual, sino altamente improbable. 

El investigador Randall Osterhuber, perteneciente a Berkeley, dijo al mismo LA Times que el banco de agua congelada en Soda Springs asciende apenas a las 13 pulgadas, cuando el año pasado había alcanzado 128. Sin duda, una disminución alarmante. 

Algunas voces señalan que todo esto podría traer una sequía histórica y devastadora, pues a menos de que los meses venideros (marzo y abril) traigan lluvias copiosas, podríamos estar en la antesala de un clima caluroso nunca antes visto. Y aún hay quienes no creen en combatir el calentamiento global...