SECCIONES DENoticias

Míchigan: Basquetbolistas violan en grupo a estudiante; universidad le pide que calle y no denuncie

Azteca América Azteca América

11 de abril de 2018, 03:45 hrs

Universidad de míchigan

Jane Doe fue al Centro de Consejería de la Universidad Estatal de Míchigan, donde reportó la supuesta violación en grupo a un consejero y completó una evaluación inicial. Imagen: Wikimedia Commons

Ser una brillante periodista deportiva y escribir sobre fuertes y saludables atletas era el sueño de Jane Doe, estudiante de 18 años que cursaba su primer año de carrera de la Universidad Estatal de Míchigan. El sueño se pulverizó después de que la joven fue víctima de violación… ¿Los agresores? Tres jugadores de baloncesto que la drogaron, la llevaron a engaños a una fiesta inexistente y abusaron de ella sexualmente

Ella  los denunció el pasado lunes, pese a que las autoridades de su escuela la alentaron a guardar silencio y optar por sanarse y olvidar. 

La estudiante narra en una demanda federal que presentó ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos Para el Distrito Oeste de Míchigan que todo ocurrió el 11 de abril de 2015, cuando  conoció a un atleta y dos de sus compañeros en un bar en East Lansing. Uno de ellos la drogó y junto con sus colegas la llevó a su apartamento, donde la violaron. Ella recuerda que no podía moverse.  

De acuerdo con información de Daily Mail, el presunto incidente habría ocurrido una semana después de que el equipo masculino de baloncesto realizara una carrera improbable hasta la Final Four de la NCAA.

Los atletas le dijeron a  la joven que supuestamente iban a tener una fiesta, y que su compañera de cuarto ya estaba en el apartamento. Doe se fue con ellos, pero “ya estaba teniendo dificultades para sostener su vaso, a pesar de que no había bebido mucho", según la denuncia. Cuando llegó, se hizo evidente que "no había ninguna fiesta, ya que pocas personas estaban presentes", según la demanda. Su amiga no estaba allí.

Doe comenzó a tener hambre y a sentirse sedienta,  “intentó enviar un mensaje de texto por teléfono, pero no pudo controlar sus pulgares para formular un texto", dice la demanda de la que el Daily Beast da cuenta. 

“Eres mía pro toda la noche”, fue lo que le dijo uno de los atletas a Doe, tras meterla en una habitación y encerrarse con ella. La chica no tenía intención de tener relaciones sexuales con ninguno de los presentes.

Doe "se dio cuenta de que algo andaba mal y pensó que podría haber sido drogada", según la denuncia.  

Doe fue "arrojada con fuerza boca abajo sobre la cama, mantenida en su lugar para que no pudiera moverse, mientras que el jugador la violó desde atrás", dice la demanda.

Ella "lloraba, no podía moverse, ni podía hablar", puede leerse en la demanda. "En ningún momento ella consintió actividad sexual".

Después de que el jugador de baloncesto terminó, los otros dos presuntamente entraron, la abrazaron y se turnaron para violarla

#MeToo: Escritor Junot Díaz fue violado a los 8 años e intentó suicidarse

Doe dice que no recuerda nada hasta que se despertó en el sofá unas horas después, llamó un taxi y regresó a su dormitorio, donde estaba "angustiada, traumatizada y llorando. 

Eventualmente fue al Centro de Consejería de la Universidad Estatal de Míchigan, donde reportó la supuesta violación en grupo a un consejero y completó una evaluación inicial. Pero una vez que quedó claro que los atacantes de Doe eran atletas notables de MSU en el equipo de baloncesto, afirma que la conducta del consejero cambió por completo. Así lo revela información del Daily Mail. 

El consejero trajo a otro miembro del personal, y los dos presuntamente le dijeron a Doe que sus opciones eran presentar un informe policial o tratar las consecuencias del asalto violento por su cuenta. 

El personal "le dejó claro a la chica que si ella decidía notificar a la policía, ella enfrentaría una batalla cuesta arriba que crearía ansiedad y atención y publicidad no deseada por los medios, como había sucedido con muchas otras estudiantes que fueron sexualmente atacadas por atletas conocidos ", dice la demanda.

Supuestamente le dijeron que habían visto muchos de estos casos con "muchachos con grandes nombres" y que lo mejor que podía hacer era "simplemente mejorarse".

La chica narra que personal escolar le dijo que si continuaba con la demanda, se estaría enfrentando a un “pez gordo”. 

El consejero le dijo a Doe que no realizara pruebas de Enfermedades de Transmisión Sexual o de embarazo, hacerse un examen físico o buscar tratamiento médico, según la demanda. No le notificaron sobre sus derechos, ni le dijeron que tenía la opción de denunciar el asalto a la Oficina de Equidad Institucional, según la denuncia.

Doe "se desanimó tanto" por la interacción que "se asustó" y decidió no realizar una denuncia ante las autoridades. Después de varios avistamientos de sus atacantes y meses de pánico y recuerdos retrospectivos, se había sentido tan traumatizada, deprimida y retraída hasta el punto de haber sido ingresada en el programa psiquiátrico ambulatorio del Sparrow Hospital para recibir tratamiento intensivo, según la queja. .

Se retiró de la escuela por un semestre y, al regresar, cambió su especialidad. Ella ya no quería ser periodista deportiva

Según la demanda, la escuela creó "un entorno donde los jugadores de fútbol y baloncesto pueden atacar sexualmente a mujeres sin repercusión".

La demanda del pasado lunes afirma que la universidad violó los derechos civiles de Doe. Ella ha exigido un juicio por jurado y está solicitando daños compensatorios y punitivos no especificados, así como medidas cautelares.

Una portavoz del Estado de Míchigan declinó comentar sobre la demanda ante Associated Press el lunes. 

Después de meses de publicidad tras el juicio y condena del abusador sexual en serie y ex doctor deportivo Larry Nassar, el estado de Míchigan ha estado bajo investigación por el fiscal general de Michigan, la Asociación Nacional Atlética Colegial, la Legislatura de Michigan, el Congreso y el Senado de Estados Unidos. Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación, y la División de Ayuda Federal para Estudiantes del Departamento de Educación. 

El jefe de Nassar, William Strampel, fue arrestado el mes pasado por cargos de conducta sexual criminal grave y negligencia voluntaria del deber por parte de un funcionario público.

Y esos no son los únicos casos. Según información de Daily Beast, tres ex futbolistas del estado de Michigan se declararon culpables este mes de cargos reducidos en el asalto sexual de una mujer en 2017.  

#MeToo: Paige Vanzant revela que fue abusada sexualmente a los catorce años