SECCIONES DENoticias

Texas: Aprueban implementar estudios mexicano-estadounidenses

Azteca América | AP Azteca América | AP

11 de abril de 2018, 21:05 hrs

estudios

Imagen ilustrativa, Depositphotos

La Junta de Escolar de Texas aprobó el miércoles de manera preliminar la creación de estándares académicos a nivel estatal para implementar un curso sobre estudios mexicano-estadounidenses a nivel secundaria, pero solo después de cambiarle el nombre a “estudios étnicos”, que algunos conservadores consideraron como menos enajenante para otros grupos de personas.

El tema ha sido polémico y debatido por años en un estado que alguna vez formó parte de México y donde la mayoría del alumnado en las escuelas públicas es de ascendencia hispana. La votación fue una victoria pequeña pero importante para los partidarios de incluir más clases sobre las contribuciones de los mexicano-estadounidenses en la historia de Texas. Sin embargo, el cambio de nombre refleja lo controvertido que continúa siendo el tema. 

La junta controlada por republicanos votó a favor de comenzar a trabajar en un currículum a nivel estatal para un curso conocido como: “Estudios Étnicos: Una visión general de los estadounidenses de ascendencia mexicana”. Una votación final está programada para el viernes. 

Dreamers se alegran por partida de Paul Ryan; recuerdan falta de apoyo a DACA

Hace cuatro años, la misma junta rechazó aprobar un curso a nivel estatal sobre mexicano-estadounidenses. En lugar de ello, a los más de 1,000 distritos escolares de Texas se les permitió crear sus propios cursos, y muchos lo hicieron, incluido un programa que se impartió en escuelas de Houston, el séptimo distrito escolar más grande del país. 

La idea estaba dirigida a crear un marco estatal que hiciera más fácil crear un curso de estudios mexicano-estadounidenses a los directivos y profesores que quisieran hacerlo en sus instituciones. Pero ahora, bajo el nombre de “estudios étnicos”, podría cambiar los temas que se impartirían. 

David Bradley, un republicano de la ciudad de Beaumont, en la Costa del Golfo, propuso que se cambiara el nombre del curso debido a que lo encontraba divisivo. 

Por su parte, los demócratas también se opusieron pero no contaban con los votos suficientes para frenar el cambio de nombre. 

“Como alguien que se identifica como mexicano-estadounidense, su experiencia difiere de la mía”, dijo Marisa Pérez Díaz, de la ciudad de San Antonio. “Una votación a favor de un cambio de nombre en este contexto manda un mensaje de que no se trata de integración”.