SECCIONES DENoticias

Trump modifica ley migratoria y pone en jaque a cientos de jóvenes menores de 21 años

Azteca América Azteca América

18 de abril de 2018, 21:01 hrs

Imagen, Reuters

El presidente Trump ha realizado una serie de modificaciones a las leyes migratorias que hoy tienen en angustia a un sinfín de jóvenes en situación de vulnerabilidad. Imagen: Reuters. 

La reforma migratoria de Donald Trump sigue trayendo consecuencias funestas y sorpresivas para las personas con estatus migratorio complicado, sobre todo para las más jóvenes y vulnerables. Y es que como reporta el New York Times, bajo la nueva interpretación impuesta por la administración actual, existen ciertas clausulas que han dejado de tener validez o han sido modificadas para hacerlas inaccesibles a ciertos grupos. 

Como ejemplo de esto último, el diario neoyorquino recopiló la historia de tres jóvenes, quiene ahora tendrán que enfrentar una situación migratoria bastante compleja. La primera de ellas pertenece a Y., adolescente femenina quien confesó que durante su infancia era golpeada por su padre con cables y cuerdas en su natal Honduras. La segunda, de un joven identificado como J., relata la forma en que fue sometido a trabajos forzados en Burkina Faso. Finalmente R., chica nacida en República Dominicana, cuenta como fue descuidada por su madre y abandonada por su padre. 

Pues bien, ellos aplicaron para obtener el Special Immigrant Juvenile Status, que permite a los menores de 21 años que han sido abusados, abandonados o descuidados por uno o ambos padres, obtener la green card. Los tres jóvenes, residentes de Nueva York, estaban a punto de hacerse con este permiso especial, sin embargo, una de las políticas trumpistas ha echado ese sueño por la borda: de acuerdo con las modificaciones hechas a los United States Citizenship and Immigration Services, los candidatos neoyorquinos que tengan más de 18 años, pero menos de 21 cuando iniciaron los trámites, no califican para obtener el estatus de ciudadano legal

A pesar de que durante la última década este tipo de casos eran aprobados casi por rutina, la Casa Blanca ha decidido que es tiempo de detener el flujo de migrantes adolescentes, sobre todo porque consideran, con una fuerte carga de prejuicio racial, que los jóvenes que llegan a Estados Unidos sólo engrosan las filas de pandillas como la MS-13, o bien, ya pertenecen a ellas. 

Al respecto, Wendy Young, directora ejecutiva de Kids in Need of Defense, organización sin fines de lucro que representa a las y los chicos migrantes que llegaron al país sin compañía de un adulto, dice: “ellos sólo están buscando lo que llamamos ‘huecos’ legales en aquello que conocemos como protecciones, para tratar de cerrarlos y que sean inalcanzables. Bajo la nueva administración, todo mundo está presentando a estos chico como una amenaza para el país en lugar de preguntarse por qué están aquí y por qué necesitan protección”. Una duda que serviría, sin temor a equivocarnos, para humanizar a la fría y cruel presidencia actual.