SECCIONES DENoticias

Más de 50 años de cárcel por asesinar a exnovia de 16 años tras acosarla por semanas

Azteca América Azteca América

10 de mayo de 2018, 06:55 hrs

William Riley Gaul, de 19 años, fue hallado “culpable de homicidio”, por asesinar a su ex novia, la porrista Emma Walker, de 16 años. 

Según los fiscales, ambos chicos habían tenido una “tóxica relación” durante dos años, misma que Emma terminó. 

Así, el pasado martes, antes de las 6 p.m., un jurado del condado de Knoxville encontró a William Riley Gaul culpable de homicidio en primer grado y felonía en la muerte de su ex novia. 

Según la revista PEOPLE, la condena por asesinato en primer grado conlleva una sentencia de prisión vitalicia obligatoria sin posibilidad de libertad condicional durante 51 años.  

Los fiscales dijeron que el asesinato fue premeditado y que el joven se negó a aceptar que Emma Walker había roto con él, por lo que  la acosó durante semanas, antes de asesinarla el 21 de noviembre de 2016. 

Su defensa argumentó que Gaul no quiso golpear a su ex novia cuando disparó, sino que cometió un error mortal como parte de un plan retorcido para presentarse como el salvador de la chica y recuperar su amor.

Gaul fue arrestado un día después del tiroteo fatal. Al principio negó su culpabilidad.  

Gaul le dijo a las autoridades que la última vez que habló con su ex alrededor de la medianoche (unas horas antes de que él le disparara), ella le dijo que dejara de llamarla. Inicialmente, les dijo a los investigadores que después de esa llamada pasó horas en el estacionamiento de su casa, llorando y mirando fotos en su teléfono antes de acostarse a eso de las 4:45 a.m. 

Tras matar a exnovia, jugador de americano colegial se fue a dormir a su dormitorio

Pero los investigadores pudieron determinar que el teléfono de Gaul estaba cerca de la casa de Walker alrededor de las 3:45 a.m., el mismo momento en que los testigos escucharon disparos. 

El viernes pasado viernes, Walker Stanley, compañero de habitación y compañero de equipo de Galia, testificó que después del tiroteo, Gaul regresó a su dormitorio, en Tennessee, a las 4:45 a.m. donde se durmió, informó el portal WVLT.

"Dijo que había salido. Eso fue todo. Y luego me preguntó si podía ayudarlo a levantarse para su clase de 8 a.m”, explicó Stanley. 

Después de que se descubriera el cuerpo de Emma, ​​Gaul le envió a Stanley un mensaje de texto en el que le pedía que no hablara con la policía, testificó el joven. 

Horas antes del tiroteo, Gaul también le preguntó a Stanley si sabía cómo quitar las huellas dactilares de una pistola, Los testimonios anteriores alegaban que Gaul había formulado la misma pregunta a otro amigo.

Stanley testificó que aunque no conocía muy bien a Gaul, parecía tener problemas. 

"Podría decir que no estaba en un buen momento de su vida. Estaba perdiendo peso", acotó Stanley. 

Respecto a Emma, su madre y amigos confirmaron que era una estudiante modelo, y quería estudiar para convertirse en enfermera neonatal.

Jill Walker, madre de la víctima dijo a PEOPLE que, además de ser una porrista, su hija era "también muchas cosas para mucha gente".

"Ella era una hija, una hermana, una amiga. Ella actuaba tontamente y no le importaba lo que pensaran los demás. A ella no le importaba estar en cierto grupo. Ella era amiga de todos”, detalló. 

De acuerdo con el portal de Kansas City Star, Gaul también fue declarado culpable de acecho, robo de entre 500 dólares y 1,000 dólares, posesión de un arma de fuego en un delito grave peligroso y peligro imprudente. 

Alcohol, drogas y sospecha de violación: así fue la última noche con vida de Olya Langille