SECCIONES DENoticias

Sospechosa dice que mató a su violador de un tiro mientras dormía

Azteca América Azteca América

14 de mayo de 2018, 07:48 hrs

Erika Gutilla, habitante de Vermont de 31 años, presuntamente asesinó a Troy Ford de un solo disparo en la cabeza mientras éste estaba dormido después de haber consumido alcohol. El principal motivo del asesinato, asegura Gutilla, fue que Ford abusó de ella sexualmente y físicamente. "El mundo sería un mejor lugar sin él [Ford]", dijo Gutilla, según informa el affidávit del caso.

El pasado 5 de mayo, la policía encontró los restos de Ford en el patio de Gutilla en Highgate, Vermont. El cuerpo estaba introducido en un barril y, debido a que las piernas superaban la superficie, Gutilla lo cubrió con una bolsa de basura.

Los eventos trágicos en la casa de Gutilla comenzaron cuando Troy Ford se mudó con Erika y su madre Carmen Gutilla, quien está también acusada de homicidio en primer grado junto a su hija Erika. Ambas alegan que se convirtieron en prisioneras en su propia casa debido al comportamiento violento de Ford, por el cual Erika no sólo fue violada sexualmente sino también recibió agresiones físicas, como ser golpeada en la cabeza con una botella de alcohol.

Florida: Doctor mata a su padre e intenta suicidarse

Erika declaró que Ford entró a su casa bajo el consentimiento de la familia, pues era amigo de la hermana de Erika; sin embargo, Ford comenzó a tener acciones insoportables para la familia, por lo que su estadía temporal en la casa de los Gutilla provocó la inseguridad de sus habitantes.

Erika expresó que, el pasado noviembre, Ford la confrontó y abusó sexualmente de ella.

Sin embargo, los documentos del caso no especifican más evidencia sobre la veracidad de las declaraciones de Erika sobre la violación.

El novio de Erika, Corey Cassini, también se encuentra bajo custodia por el homicidio. Según los documentos, Cassini está acusado de ayudar a Erika a deshacerse del cadáver de Ford.

Carmen Gutilla, Erika Gutilla y Corey Cassini están acusados y bajo custodia por homicidio en primer grado y por obstrucción de la justicia. Los tres se han declarado no culpables por todos los cargos.