SECCIONES DENoticias

Corredora de 19 años cruza accidentalmente la frontera y la detienen dos semanas

Azteca América Azteca América

25 de junio de 2018, 13:31 hrs

La costa de White Rock, Columbia Británica, en el oeste de Canadá parece ser un lugar ideal para correr, con sus amplias vistas de la Bahía de Semiahmoo.

Al menos esto fue lo que atrajo a Cedella Roman, de 19 años, cuando decidió salir a correr por la zona el 21 de mayo.

Roman, que vive en Francia, había estado visitando a su madre en la Columbia Británica. Mientras corría admirando el paisaje inconscientemente cruzó la frontera de Canadá a los Estados Unidos.

Roman dijo a CBC News que no había visto ninguna señal que indicara que estaba a punto de cruzar a Estados Unidos, pero que dos agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos se acercaron a ella poco después de que dejara accidentalmente Canadá.

"Un oficial me detuvo y comenzó a decirme que había cruzado la frontera ilegalmente", dijo Roman. Y agregó, "Le dije que no lo había hecho a propósito, y que no entendía lo que estaba sucediendo".

Roman no portaba ninguna identificación o prueba de ciudadanía durante su salida  y pensó que  los oficiales de la Patrulla Fronteriza la dejarían ir con una advertencia.

Pero no fue así, la Patrulla Fronteriza arrestó a Roman el 21 de mayo, "la procesó como entrada ilegal", luego la transfirió a la custodia de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas , según la portavoz de ICE, Carissa Cutrell.

El 22 de mayo, Roman fue llevada al Centro de Detención Noroeste de ICE en Tacoma, Washington, a unos 140 kilómetros al sur del punto fronterizo donde había sido arrestada.

Permaneció detenida hasta el 5 de junio cuando, después de dos semanas de papeleo y procesamiento, Roman fue llevada de vuelta a la frontera "y trasladada a Canadá", dijo Cutrell.

Cuando se le preguntó por qué Roman fue detenida durante dos semanas, un funcionario de ICE indicó que el estado de Romano como ciudadana francesa, en lugar de  canadiense, puede haber alargado el tiempo que tomó procesar su caso.

"Una vez que la Patrulla Fronteriza transfiere a un individuo a la custodia de ICE para su traslado expedito a Canadá, ICE debe revisar el caso y recibir permiso de la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá para completar la deportación", dijo un funcionario de ICE en un correo electrónico. "Esto puede llevar varios días, especialmente cuando la persona es nacional de un tercer país".

Sólo 522 niños inmigrantes han sido reunidos con sus padres; faltan 2,053

Sin embargo, Roman comentó que estaba asustada después de que los agentes de la Patrulla Fronteriza la metieran en "los vehículos enrejados" para transportarla a un centro de detención.

"Me pidieron que me quitara todas mis pertenencias personales. Me registraron por  todas partes", dijo Roman. "Entonces entendí que se estaba poniendo muy serio y comencé a llorar".

Ferne denunció el arresto de su hija como "una trampa" y dijo que proporcionó los documentos de viaje necesarios de Roman a las autoridades de inmediato. "Cualquiera puede ser atrapado en la frontera de esta manera".

ICE dijo que recibió los documentos de Roman el 24 de mayo y que la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá notificó a ICE el 29 de mayo que "estaría dispuesto a determinar la admisibilidad de [Romano] si la devolvieran al Puerto de Entrada de Canadá cerca de Blaine, Wash.

Se desconoce por qué Roman no fue llevada de regreso a la frontera entre Estados Unidos y Canadá hasta el 5 de junio, casi una semana después.

"Si un individuo ingresa a los Estados Unidos en un lugar que no es un puerto de entrada oficial y sin la inspección de un funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza, ha ingresado ilegalmente a los Estados Unidos y se procesará en consecuencia", dijo un portavoz de la Patrulla Fronteriza correo electrónico.

"Es responsabilidad de un individuo que viaja en las cercanías de una frontera internacional mantener la conciencia de su entorno y su ubicación en todo momento para garantizar que no crucen ilegalmente la frontera".

Separados en la frontera por política de Trump, inmigrantes buscan a sus hijos