SECCIONES DENoticias

Mujer de 92 años mató a hijo que quería meterla a un asilo

Paloma López Paloma López

04 de julio de 2018, 08:57 hrs

Dicen que no hay nada más preciado e invaluable que la libertad. Mae Blessing trató a toda costa trató de conservar la suya.  

Cuando supo que su hijo quería internarla en una residencia de ancianos ubicada en Arizona, la mujer de 92 años trató de evitarlo quitándole la vida. Actualmente está detenida (fue arrestada el pasado martes) por las fuerzas de seguridad estadounidense. 

Mae es acusada del asesinato en primer grado, asalto agravado y secuestro de su hijo de 72 años, a quien disparó varias ocasiones con un arma que escondía en uno de los bolsillos de su bata de dormir. 

La novia del hijo de Mae Blessing, una mujer de 57 años, logró librarse de correr la misma suerte, pues luego de que su suegra asesinó a su pareja, intentó hacer lo . Ambas forcejearon hasta que la anciana perdió el control del arma. 

Sin embargo, Blessing sacó una segunda pistola de otro bolsillo de su bata, pero la novia de su hijo también se la quitó de la mano, según dice la declaración policiaca.  

Una vez que fue desarmada, la mujer se sentó en una silla reclinable hasta que los agentes llegaron y la arrestaron, dijeron las autoridades.

"Mientras la sospechosa era escoltada desde su residencia, ella hizo una declaración espontánea en el sentido de 'Me quitó la vida, así que me llevo la suya'", según documentos judiciales. 

De acuerdo con un artículo de CNN en Español, Anna Mae Blessing fue arrestada en su vivienda de la ciudad de Phoenix, donde vivía con su hijo. Está sujeta a una fianza de 500,000 dólares. 

"Se casó con ella para matarla": Descubren presunto asesinato 45 años después

Blessing indicó a los detectives de la policía que para su acción, escondió previamente dos pistolas en los bolsillos de su bata y se enfrentó a su hijo en su habitación, al que disparó en varias ocasiones. 

Según las autoridades, Blessing declaró que había comprado una de las armas a fines de la década de 1970 y que fue su esposo quien le dio la otra pistola.

La oficina del sheriff del condado de Maricopa, Bryant Vanejas, reafirmó la información a  en un comunicado. 

Blessing también dijo que consideraba que merecía ser "ejecutada" por sus acciones y ha confesado que intentó suicidarse después de lo ocurrido. 

Trabajadora de hospital, acusada de matar a ocho bebés