SECCIONES DENoticias

El desgarrador llanto de Meghan McCain en el funeral de su padre

Julieta Ruiz Julieta Ruiz

29 de agosto de 2018, 17:02 hrs

 Meghan mccain

Meghan McCain, hija del senador estadounidense John McCain, llora por el ataúd durante un servicio conmemorativo en el Capitolio de Arizona en Phoenix, Arizona, EE. UU., 29 de agosto de 2018. Imagen, Reuters. 

Después de su muerte el pasado fin de semana, John McCain ha sido despedido por sus allegados en Arizona.

Durante el funeral, fueron captadas las reacciones de su esposa y su hija, Meghan McCain, quien lloró desconsoladamente frente al ataúd de su padre.

Adiós a un héroe: Así despide Estados Unidos a John McCain

Cindy McCain, su esposa, apoyó el rostro frente al ataúd para despedir al republicano, justo antes de que sus restos fueran retirados del Capitolio de Arizona. 

Efectivos de la Guardia Nacional de Arizona cargaron el ataúd cubierto con una bandera hasta la rotonda del Museo del Capitolio Estatal de Arizona, donde yacen los restos del senador.

McCain aún tiene un último mensaje para Trump

Durante el servicio, el gobernador Doug Ducey recordó al republicano como senador y una figura reconocida a nivel internacional, así como una persona clave en la historia de Arizona.

Mientras tanto, el ex senador de Arizona Jon Kyl dijo que viajó por todo el mundo con McCain, y  agregó que lo va a extrañar tras su fallecimiento. El senador Jeff Flake dio la bendición al servicio.

El Capitolio permanecerá abierto al público por la tarde para quienes deseen honrar a McCain antes de su partida.

El jueves por la mañana se llevará a cabo una procesión por Phoenix rumbo al segundo servicio funerario para McCain, en la Iglesia Bautista North Phoenix.

Este servicio incluirá varios homenajes, lecturas y presentaciones musicales.

De ahí, los restos de McCain serán trasladados al Aeropuerto Internacional Phoenix Sky Harbor.

El viernes, el Capitolio Federal será abierto al público para quienes deseen despedir al senador.

El último servicio se llevará a cabo en la Catedral Nacional de Washington.

Tal como lo quiso McCain, Trump no irá a su funeral