SECCIONES DENoticias

Todo lo que debes saber sobre la caravana migrante

Israel Pompa-Alcalá Israel Pompa-Alcalá

25 de octubre de 2018, 02:32 hrs

Desde que se dio a conocer el movimiento de miles de personas procedentes de Centroamérica hacia Estados Unidos, no ha existido un solo día en que la conversación no gire en torno a la caravana migrante, nombre que se le ha atribuido a dicho desplazamiento. Sin embargo, son muy pocas personas las que realmente conocen a fondo lo que implica la caravana

¿Qué es? ¿Cuál es su origen y su importancia política? ¿Qué fenómenos han orillado a miles de personas a desplazarse? ¿Cuánta gente la compone hasta ahora? ¿Cuál ha sido el papel de México y Estados Unidos al respecto? ¿Por qué Donald Trump la menciona tanto? ¿Qué pasará si logran llegar a Estados Unidos? ¿Qué ha revelado de nosotros como sociedad? A continuación, todo lo que debes saber sobre la caravana migrante

Origen

Vayamos al principio de todo. Desde la década pasada, el número de familias que cruzan la frontera México-Estados Unidos ha crecido exponencialmente si se le compara con otros períodos de tiempo. Contrario a lo que suele pensarse, estas familias no provienen en su totalidad o amplia mayoría de México, sino que lo hacen del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, compuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador

La creciente violencia en dichos países a colocado a la ciudadanía en un auténtico estado fallido, donde las autoridades son rebasadas en su poder por pandillas y células del crimen organizado. De ahí que muchas personas prefieran salir de sus países natales: la vida en el Triángulo es sumamente frágil y agresiva. 

Imagen, archivoGráfica creada por el sitio Vox, con información del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, donde se ve la reducción de migrantes mexicanos y el aumento de centroamericanos. Imagen: Vox. 

Dada esta situación, miles de personas se han movido hacia México o Estados Unidos en busca de asilo político. La mayoría de los migrantes piensa que lo más factible es refugiarse en el primer país, lo que ha provocado que la petición de asilado en territorio mexicano haya aumentado en 1,000% los últimos cinco años. Sin embargo, la esperanza de conseguir asilo en México se derriba rápidamente, pues la solicitud de aplicación puede tardar meses, incluso un año, al tiempo que se ha acusado al gobierno mexicano de mantener por largos períodos de tiempo a los migrantes en centros de detención. 

Las personas que se desplazan libremente por territorio azteca enfrentan otra clase de peligros, además de enfrentarse con autoridades corruptas: pueden ser asaltados en el camino, secuestrados por el crimen organizado o, en el caso de las mujeres, ser violadas varias veces durante el trayecto (las mujeres migrantes cargan previo al viaje pastillas anticonceptivas y condones, pues saben que, terriblemente, el abuso es parte del viaje). Esto no ha impedido que una gran cantidad de gente se haya desplazado hacia México: en años recientes, el gobierno ha deportado a cerca de 950,000 migrantes centroamericanos. ¿Es esta entonces, la primera caravana migrante? En términos estrictos sí, pues nunca se había visto un desplazamiento de tal magnitud. Sin embargo, sí han existido otros grandes conglomerados capaces de reunir a cientos de personas rumbo al norte, pues los migrantes saben que si avanzan en grupos numerosos, es más complicado sucumbir ante las autoridades o el crimen mexicano. 

¿Cómo nace la actual caravana migrante

Uno de los grupos mencionados en el punto anterior, se organizó el 12 de octubre de este año. Al principio contaba con cerca de 160 personas, quienes partieron de San Pedro Sula hacia Estados Unidos. Rápidamente gente de otras localidades se unió al grupo. Dos días después de iniciada la travesía, el grupo ya contaba cerca de 1,000 migrantes. Para el tercer día, la agencia de noticias Associated Press (AP), contabilizó cerca de 1,600 desplazados en la frontera con Guatemala

Imagen, reutersLos primeros hondureños que conformaron la caravana migrante. Imagen: Reuters.

Los primeros voceros oficiales de la caravana migrante, fueron el periodista y ex legislador Bartolo Fuentes, y su esposa, la activista Dunia Montoya. La pareja se convirtió entonces en el rostro del movimiento. El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, acusó entonces a Fuentes de organizar la caravana para desestabilizar a su gobierno. Fuentes rechazó toda acusación al decir que "es ridículo que una sola persona pueda organizar a 1,600 individuos en éxodo", además de puntualizar que "más bien nos deja ver lo miserable que es la vida actualmente en Honduras, al grado que tanta gente ha decidido tomar sus cosas e irse del país". 

No solo es la violencia

Además de los altos índices de criminalidad y el control férreo de las pandillas en varias ciudades de Honduras (San Pedro Sula es conocida como "la capital mundial del asesinato"), existen otros fenómenos que han orillado a la gente a salir del país. 

Uno de ellos es la pobreza. La escasez de empleos y los bajos salarios han hecho que varias familias tengan que sobrevivir apenas con un estimado de cinco dólares al día (105 pesos mexicanos). Esta cantidad es ridícula para alimentar a un promedio de cuatro o cinco personas, así que muchos toman la decisión de buscar mejores ingresos en otro país (el salario mínimo en Estados Unidos va de los 7.25 a los 13.5 dólares por hora).

Imagen, reuters

Miles de personas se han desplazado por culpa de la violencia, pero también de la pobreza, la falta de trabajo y la inaccesibilidad que tienen hacia una vida digna. Imagen: Reuters. 

Por otro lado, tenemos la calidad de vida. Muchos integrantes de la caravana ya han logrado establecerse con anterioridad en Estados Unidos, pero al ser descubiertos sin papeles, fueron deportados. Varios de ellos quieren regresar a lo que consideran una mejor existencia, lo cual puede ir desde evitar las amenazas de las pandillas, hasta volver a "tener mi PlayStation y comer Buffalo Wild Wings", como dijo un migrante a Los Ángeles Times

De suerte tal que tenemos un grupo con distintas motivaciones, pero quizá el mismo fin: acceder a una vida más digna. 

¿Cuánta gente compone la caravana migrante actualmente? 

Hasta el 22 de octubre, cuando el movimiento llegó a la frontera mexicana (con acceso para algunos cuantos), las Naciones Unidas estimaron que se trataba de 7,322 personas. Aunque este número es la versión "oficial", realmente es muy complicado tener un conteo real de las personas. Por ejemplo, el último recuento de AP consiste en 3,000 personas, menos de la mitad de las cifras que arrojó la ONU.

Mapa de las posibles rutas migrantes, creado por el Sol de México y la fundación Médicos sin Fronteras. Imagen: El Sol de México. 

¿Por qué la disparidad de datos? La respuesta se encuentra, otra vez, en la complejidad del fenómeno: mucha gente se desplaza por varias vías, mucha otra es deportada, una más decide regresar, otras cuantas se estacionan en lugares donde es imposible contarlas, etcétera. La única verdad es que jamás sabremos a ciencia cierta cuántos miembros tiene realmente la Caravana Migrante

El muro mexicano...

Por paradójico e irónico que parezca, el gobierno de Enrique Peña Nieto ha jugado el mismo papel con la caravana migrante que el de la Casa Blanca con la migración mexicana. El aún mandatario mexicano (quien termina su sexenio el próximo diciembre) ordenó desplazar a la policía y milicia mexicana a la frontera sur para evitar que la caravana entrara al país. 

Las imágenes de la violencia con la que agentes de seguridad mexicanos recibieron a los migrantes es totalmente desgarradora, y fue condenada por varios sectores de la sociedad. Sin embargo, hubo quienes celebraron la decisión: el primero fue Donald Trump, quien felicitó y agradeció vía Twitter al gobierno mexicano por las acciones.

El segundo en festejar la represión del gobierno mexicano contra los migrantes fue un sector de la sociedad mexicana, hecho sumamente triste, pues exhibe una falta de empatía y desconocimiento de la historia gravísimos (es conocido por todos la crueldad con que las autoridades migratorias estadounidenses suelen tratar a los migrantes ilegales mexicanos). Pero bueno, en todos lados se cuecen Trumps

...y el muro de Estados Unidos

Hecho: la política migratoria de Donald Trump es regida por juicios racistas, xenófobos y supremacistas. Desde el veto a países musulmanes hasta la eterna promesa de erigir un muro en la frontera con México, el actual mandatario ha dejado en claro una y otra vez que lo suyo no es recibir a ninguna persona que considere una amenaza para su país. 

Ante la avanzada de la caravana migrante, el jefe de la Casa Blanca no ha reparado en amenazas contra el movimiento. Comenzó con amenazar al presidente hondureño de retirar el apoyo económico al país si no hacía algo por frenar la caravana. Al poco tiempo, el chantaje se extendió al Triángulo Norte de Centroamérica, y su gobierno sembró varias acusaciones falsas contra los migrantes. 

Por si eso no bastara, Trump se ha manifestado enérgicamente contra la caravana, y ha anunciado ya varias medidas por si llega a la frontera con México. Y aunque las mismas no han bajado su tono, sí ha reculado en un par de sus afirmaciones. ¿Se trata de una toma de conciencia inesperada por parte del mandatario? La respuesta es no. Todos los matices o medidas radicales que puedan ocurrir de ahora en adelante, tienen que ver con una sola cosa: las elecciones intermedias. 

El peso político de la caravana migrante

Si bien Trump ha sido señalado por varios asuntos turbios (sus escándalos sexuales, la intervención rusa en las elecciones, la misoginia de su gobierno y su protección a grupos supremacistas), quizá el mayor impacto que reciba su gobierno provenga de Centroamérica, pues la caravana migrante se está convirtiendo en un factor de decisión vital para las elecciones intermedias, donde los demócratas buscan recuperar la mayoría del Congreso y con eso ejercer un contrapeso a las políticas de Donald Trump

Imagen, reuters

Donald Trump busca por todos los medios mantener la mayoría republicana en el Congreso. Aquí con Ted Cruz, quien fuera su contrincante político en 2016 y ahora es un aliado poderoso. Imagen: Reuters. 

Para muchos analistas, si Trump no frena la caravana migrante, será visto como débil por el ala radical del electorado, lo cual podría verse reflejado en la próxima jornada electoral. Pero si logra su misión de manera violenta (el propio Trump ha amenazado con mandar policía y militares a la frontera para detener "a toda costa" la caravana), será condenado por el escenario internacional y por la fuerte resistencia a su mandato que aún existe en Estados Unidos. Parece que el destino de los republicanos, y por ende de Trump, se encuentra en las manos que más desprecian: las de los migrantes. 

¿Qué pasa si la caravana llega a Estados Unidos? 

El escenario más temido por todos los participantes es que el gobierno de Trump ejerza una represión violenta contra la caravana, sin embargo, la solución podría ser más sencilla: es totalmente legal para cualquier persona buscar el asilo político en Estados Unidos aún si no se cuentan con papeles migratorios. Así, los miembros de la caravana pueden presentarse ante los oficiales fronterizos y argumentar el temor a morir por la violencia en sus países de origen, lo cual sirve como argumento válido para obtener el refugio político. 

Imagen, reutersLa caravana migrante tiene varias posibilidades de llegar y conseguir asilo en Estados Unidos. Imagen: Reuters,

Ahora, si otros intentan entrar por la vía ilegal y son detenidos, pueden argumentar persecución y amenazas, lo cual también sirve como figura legal para comenzar el proceso de asilado. Al final, todo depende de la voluntad de los gobiernos, quienes tienen en sí mismos la oportunidad de mostrar su lado humano por una vez y tratar con dignidad a las personas que se han lanzado a esta travesía por necesidad, nunca por gusto, sino orillados por las circunstancias. 

¿Qué nos deja la caravana migrante?

Aún con una gran parte de la historia por desarrollarse, la caravana migrante se ha convertido en un espejo cuyo reflejo ha sido tan oscuro como luminoso: mientras unos tratan con crueldad a este gran grupo de personas que lo único que busca es tener una vida digna, muchos otros han extendido su mano a los migrantes, los han confortado y han denunciado toda clase de abusos. Finalmente no hablamos de cifras, argumentos o intereses, sino de personas, de vidas que se arriesgan sólo por soñar con un futuro más brillante. Los datos y las cifras, los análisis y la información están ahí. Depende de cada uno de nosotros elegir de qué lado está.