SECCIONES DENoticias

Cómo es saber que morirás de cáncer a los 35

VICE VICE

07 de noviembre de 2018, 18:49 hrs

 No sé cómo abordar esto, pero en los días que hablé con Katia Bozhikova para esta entrega de la columna y cuando estábamos listos para publicarla, Katia murió. Tenía 35 años. Sabía que el final estaba cerca. Era algo con lo que había lidiado por un tiempo. Katia fue diagnosticada por primera vez con cáncer hace casi una década, y la primavera pasada, los médicos le dijeron que la enfermedad se había propagado a su hígado, costillas, ganglios linfáticos, pulmones y cerebro. Sin embargo, su muerte me sorprendió, probablemente porque eso es lo que la muerte tiende a hacer en sociedades como la nuestra, donde uno de los dos únicos hechos seguros de la vida: nacemos; moriremos, no está bien integrado en nuestra experiencia consciente.

Conocí a Katia gracias a mi hermana, una psicóloga clínica que estudia la muerte y la mortalidad. Después de escuchar a Katia explicar cómo su proximidad a la muerte había cambiado su comprensión de la vida, le pregunté si podía entrevistarla. Lo que sigue es una breve conversación que tuvimos mientras ella se tomaba un día libre de una ronda de tratamientos experimentales extremadamente dolorosos. Entre los ataques de tos y los sorbos de agua, hablaba con una confianza y una claridad inamovibles, no porque no estuviera temerosa, triste o enojada, sino porque, al parecer, había vivido con el espectro de la muerte el tiempo suficiente como para hacerla su maestra. Como le dije a mi hermana la noche en que Katia murió: Morir suena aterrador, misterioso, duro y raro, pero si alguien sabía cómo hacerlo, era Katia.

SIGUE LEYENDO AQUÍ >>

vice

Imagen vía VICE